El bastón de la palabra. Yoga para niños.

4 de febrero del 2019

bastobNamasté.

A veces o a menudo ¿cuanto nos cuesta mantener un cierto orden en cuanto a la escucha activa de los demás?. Seguro que más de una vez se nos han agotado las ideas para tener la atención de los alumnos cuando sí o sí tenemos algo que explicar, o quizás entre compañeros del mismo grupo, que por edad o madurez, les cuesta respetar el turno del compañero o compañera, dando paso al malestar de los demás y al de uno mism@.

En esta nueva entrada os propongo un recurso para vuestras clases de yoga o para vuestras aulas. Espero que os resulte útil y a la vez mágico.

En esta propuesta haremos un bastón de la palabra, que será único para cada grupo de alumnos ya que lo vamos a personalizar.

Al igual que en algunas tribus, o círculos de reunión, donde todos los que la componen son igual de importantes, donde cada vez que alguien quiere o tiene algo bueno o malo que compartir, la tribu o círculo se reúne, y bajo dirección de la persona que dirige la asamblea, se le entrega el bastón de la palabra, otorgándole el turno y el tiempo para exponer aquello tan importante a compartir con los demás integrantes de la tribu, y estos a su vez escuchan de manera atenta y respetuosa, aquello que les está siendo compartido. Así haremos nosotros, de igual forma, fomentando poco a poco, la escucha empática y la cohesión del grupo.

Para ello, necesitaremos:

  • Un bastón, en nuestro caso hemos hecho servir un palo encontrado en el bosque.
  • Cintas de tela de colores
  • Cuerda, lana, tela…, para decorar el bastón.

basto1bPara empezar, quisimos hacer del momento un ritual, algo mágico, mientras íbamos dándole vida a nuestro bastón. Así que, puse música de fondo, alguna que os guste y que incluso podáis hacer servir cada vez que tengáis que hacer una asamblea, si es el caso. También puse algo de incienso, una velita y una ramita de romero.

A partir de aquí, empezad por decorar el bastón con aquello que más os guste. Entregad a cada niño una cinta de tela del color que queráis, y, habiendo explicado antes lo que se va a hacer, pedid que escriban su nombre y una palabra que para ellos signifique mucho, que cuando la oyen, les hace sentir bien. Así, pondremos la energía de cada niñ@ en el bastón, de tal manera que cuando alguno de ellos lo sostenga, la pueda notar y a la vez se sienta arropado por sus compañeros.

Conforme cada niñ@ vaya entregando su cinta escrita, se irá atando a uno de los extremos del bastón. Cuando estén todas las cintas atadas, dejaremos que el bastón vaya pasando niño a niño, que cada uno de ellos tenga un momento para sostener el bastón, para cerrar los ojos y sentirlo, y sellar así su compromiso y respeto por él, por lo que significa. Una vez haya pasado por todos, incluido el profesor, ya lo podréis usar. ¡Mágico!

Ni que decir, que de vuestra imaginación depende poder sacar a este recurso todo el partido posible. Una opción, es que el niño o niña que el grupo crea que lo necesita o lo merece, se lo pueda llevar unos días a casa, etc…

Espero que con vuestro bastón de la palabra logréis muchos momentos de escucha activa, de compartir, de magia y de alegría.

Om Shanti

Anandhi